Clínica de desintoxicación
de cocaína
Cocaína » Efectos de la cocaína. Acción cerebral y etiopatogenia

Efectos de la cocaína. Acción cerebral y etiopatogenia

Efectos inmediatos del consumo de cocaína

El consumo moderado de cocaína puede producir:

  • Incremento del deseo sexual y demora la eyaculación, pero también puede dificultar la erección.
  • Ausencia de fatiga, de sueño y de hambre.
  • Aceleración del ritmo cardíaco y aumento de la presión arterial.
  • Aumento de la temperatura corporal y la sudoración.
  • Anestesia local.
  • Reacción general de euforia e intenso bienestar.
  • Exaltación del estado de ánimo.
  • Mayor seguridad en uno mismo.
  • Prepotencia: disminuyen las inhibiciones y el individuo suele percibirse como una persona sumamente competente y capaz.

En el consumo de cocaína con dosis altas, los efectos son:

  • Temblores y movimientos convulsivos.
  • Ansiedad intensa y agresividad.
  • La sensación de bienestar inicial suele ir seguida por una bajada caracterizada por cansancio, apatía, irritabilidad y conducta impulsiva.
  • Ilusiones y alucinaciones.

Subir

Efectos a largo plazo del consumo de cocaína

Efectos a largo plazo del consumo de cocaínaCuando el paciente adicto a la cocaína acude a nuestros centros de desintoxicación normalmente tiene añadidas complicaciones psiquiátricas como irritabilidad, disminución de la memoria, crisis de ansiedad o disminución de la capacidad de concentración. Es importante remarcar en los pacientes adictos a la cocaína la denominada "psicosis cocainita o cocainica" que consiste en un brote psicótico de ideas paranoides que llevan a la persona a un estado de completa confusión, pudiendo incluso producir autenticas crisis de pánico, cuadros alucinatorios, etc.

Los efectos del consumo de cocaína a largo plazo son:

  • Apatía sexual o impotencia.
  • Cardiopatías (arritmias).
  • Problemas respiratorios (disnea o dificultad para respirar, perforación del tabique nasal...).
  • Trastornos nutricionales (atracón, bulimia, anorexia nerviosa…).
  • Alteraciones neurológicas (cefaleas o accidentes vasculares como el infarto cerebral).
  • Importantes secuelas sobre el feto durante el embarazo (aumento de la mortalidad perinatal, aborto o alteraciones nerviosas en el recién nacido).

En los centros y clínicas de desintoxicación de cocaína HPsis no tenemos indicios que indiquen dependencia física o tolerancia en el consumo de cocaína, y por tanto no somos concluyentes al respecto. En cambio sí afirmamos que el grado de dependencia psicológica de la cocaína es uno de los más elevados entre las diferentes sustancias psicoactivas que tratamos… la cocaína engancha.

Desde nuestro punto de vista la educación debe ser iniciada en la familia y en las escuelas, donde la prevención actúa de forma decisiva. Nuestra Fundación FUNDESCO (Fundación de ayuda para la desintoxicación de cocaína y otras adicciones) imparte charlas y conferencias durante todo el año, infórmese en nuestros teléfonos de atención de 24 horas todos los días del año o envíenos un email a info@cocaina.es y le indicaremos los próximos talleres, cursos, charlas y conferencias que impartiremos para la prevención del consumo de cocaína y otras drogas.

Subir

Efectos orgánicos del consumo de cocaína

Efectos orgánicos del consumo de cocaínaUno de los primeros usos de la cocaína fue como analgésico, pero dado su estrecho margen riesgo-beneficio, fue sustituida por nuevos analgésicos de síntesis con menor riesgo.

La cocaína es principalmente un estimulante del sistema nervioso central y los efectos que produce en el consumidor de cocaína por esta estimulación son: excitación, locuacidad, euforia, sensación de gran potencia física y rapidez mental. Si hablamos de los efectos de la cocaína, no son determinantes, ya que difieren bastante dependiendo del tiempo y la cantidad, en una primera fase ejerce una acción estimulante y euforizante, dando sensación de estar por encima de todos. Conforme se va consumiendo más la coca o cocaína comienza a ejercer una acción de adicción psíquica muy importante.

Este punto va a provocar que el adicto a la cocaína empiece a aumentar sus dosis y empiece a sentir sus efectos negativos. Tras su consumo, el consumidor de cocaína o cocainómano sufre fuertes paranoias y su sistema nervioso se deteriora rápidamente, además su aspecto físico se vuelve descuidado, se producen estados de alta agresividad y a veces arritmias cardíacas, perforación del tabique nasal e inhibición sexual.

Además todo esto se acompaña de manifestaciones físicas que son el resultado del efecto estimulante de la cocaína a nivel de los distintos aparatos y sistemas del organismo, apareciendo manifestaciones sobre el sistema cardio-vascular y alteraciones del ritmo cardíaco, taquicardia, hipertensión, arritmias, paro cardíaco y sobre el aparato respiratorio como aumento de la frecuencia respiratoria, respiración irregular y parada respiratoria.

Efectos físicos del consumo de cocaínaCada cocainómano o paciente adicto a la cocaína es distinto, por eso esas manifestaciones van a depender de: la dosis que el adicto suela ingerir, la vía de administración y la forma de consumo del adicto a la cocaína. Cuando el consumo de cocaína es continuado, aparece una fuerte dependencia psíquica y los trastornos van aumentando.

La cocaína se consume normalmente por vía inhalatoria, ya que por vía oral, es decir por la boca, es prácticamente inactiva. Esta forma de administración inhalada no produce dependencia física y tras su consumo, el adicto no sufre síndrome de abstinencia, o por lo menos, no manifiesta trastornos físicos. En los centros y clínicas de desintoxicación de cocaína HPsis hemos estudiado este caso con detenimiento, y sí se han descrito algunas modificaciones o alteraciones del estado de ánimo del paciente como insomnio, irritabilidad, depresión, cansancio, alteraciones de la memoria, paranoia, etc.

Hay que tener presente que cuando la cocaína se consume por vía intravenosa, sí que produce dependencia física, y por tanto el sujeto sufre síndrome de abstinencia tras la interrupción del consumo de coca o cocaína. Cuando su consumo es continuado aparecen cuadros de tipo paranoide, que a diferencia de los producidos por las anfetaminas no cesan con el cese del consumo de cocaína.

En el departamento de Psicobiología de la Universidad de Valencia hemos experimentado en ratas de laboratorio (le recomendamos ver el vídeo de la opción “Cocaína>>La adicción a la cocaína>>Neuropsicobiología de la adicción a la cocaína) inyectando de forma repetida pequeñas dosis de cocaína y otros psicoestimulantes, produciendo un aumento de la actividad locomotora en los animales que habían sido inyectados y la aparición de movimientos repetitivos a los que se denomina estereotipias.

Subir

En las hojas de coca podemos encontrar muchos alcaloides, por supuesto el más importante es la cocaína. El problema con la coca o cocaína es principalmente que se confunde la hoja completa con este componente extraído de ella, esta confusión es una herencia de la ciencia mal informada del siglo pasado, que nos ha cargado con un problemático polvo blanco y nos ha privado de los beneficios de una útil medicina verde.

Efectos en la salud del consumo de cocaínaCuando tomamos cocaína entra desde el torrente sanguíneo al sistema nervioso central, y provoca el efecto recompensa/placer mediante el neurotransmisor dopamina en ciertas zonas del cerebro, induciendo cambios en la concentración, la organización del pensamiento, el control físico, la sexualidad y la energía. Inicialmente la cocaína aumentará todas estas funciones.

Después, en ingestiones futuras, con los aumentos del uso de cocaína el cerebro pierde su habilidad de producir dopamina, reduciendo estas sustancias químicas en los lugares del cerebro que inducían los efectos placenteros al consumir cocaína. Entonces causará sentimientos de depresión o decaimiento.

En las zonas del cerebro que no han sido dañadas, sí podrán empezar a funcionar después de que se abandone la cocaína (depende del tiempo del consumo), ya que el uso abusivo y continuado provoca alteraciones en las funciones reseñadas y su recuperación es complicada.

El organismo responde al uso de la cocaína de otras maneras como el aumento de los latidos del corazón, de la tensión arterial y de la respiración. La cocaína también aumenta la vigilancia, la vitalidad y los sentimientos de euforia, reduce la fatiga, el deseo de dormir y el hambre.

En los pacientes adictos a la cocaína los efectos son similares, la economía se resiente, empiezan a aparecer los síntomas de depresión, náuseas, agitación, paranoia, ansiedad, pérdida de peso, disminución de la función sexual, etc.

En las estadísticas de todo el mundo se reseña que los españoles estamos a la cabeza y estamos considerados los más cocainómanos, desde luego no todos, pero sí muchos, quizá demasiados. Un estudio ha analizado 2.500 billetes de Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Sevilla, Burgos, Castilla la Mancha y Albacete y los resultados son claros, en 940 encontraron restos de cocaína.

Pese a que nosotros estemos en contacto con billetes impregnados de cocaína, no hay riesgo para la salud, pues la cantidad es un pequeño rastro que no hace efecto en nuestro cuerpo.

Páginas relacionadas

Subir